miércoles, 21 de abril de 2010

TERESA Y EL DIVINO NIÑO

Cuenta la leyenda que en cierta ocasión se le apareció a Sta. Teresa de Jesús el Niño Jesús en la celda, al tiempo que tañía la campana para un acto de comunidad, y que la Santa, sin más, dejó al Niño plantado y ella se fue.


Parte esta leyenda de que las apariciones eran localistas, cuando en verdad son en el alma y a cualquier tiempo y doquier. Mas con esto se pondera la gran estima que la Santa de la obediencia y que para ella era más cierta la voz de la obediencia que la voz interior, por cierta que fuese. La Santa menciona a una negra devota que ponía ante todo el comulgar; y apostilla: "Comulgaba cada día y no tenía confesor particular, sino una vez iba a una iglesia a comulgar, otra a otra. Yo notaba esto, y quisiera más verla obedecer a una persona que no tanta comunión." (1)   Y dio este aviso general: "Para ir mereciendo más y más, la seguridad que podemos tener es la obediencia y no torcer la ley de Dios". "Que no, hermanas, no; obras quiere el Señor, y que si ves una enferma a quien puedes dar algún alivio , no se te dé nada de perder esa devoción y te compadezcas de ella; esta es la verdadera unión con su voluntad". (2)


(1) Fundaciones 6,18
(2) Moradas 3, 1 y 11


La Herencia Teresiana
Fr. Efrén J. M. Montalva

2 comentarios:

  1. Qué gran verdad. Muchos creyentes, y yo el primero le hemos dado muchas veces más importancia al comulgar que a una obra de caridad. "Misericordia quiero no sacrificios".

    Y lo peor de todo, que por miedo anosotros mismos, al pecado, anuestra vergüenza, a decirle al sacerdote que caemos tantas veces, preferimos bilar de un confesor a otro haciéndonos flaco favor a nuestra alma. La dirección espiritual es un don dado por el mismo Dios que debemos saber aprovechar.

    Que Dios las bendiga hermanas!

    ResponderEliminar
  2. Excelente blog, nos gustaría que dieras de alta tu blog en nuestra guia de blogs http://www.mujerbelleza.es ; Un saludo

    ResponderEliminar